Picatostes, un perfecto capricho del chef

Picatostes, un perfecto capricho del chef

  • Viernes, 14 Diciembre, 2018 - 08:00
  • Mª Esmeralda M. Rodríguez
  • Restaurantes
  • Comentarios

Una señal inequívoca de que estás en un sitio correcto es cuando entras por casualidad, porque te suena el nombre o porque conoces el lugar por algún proyecto gastronómico anterior. Tras cruzar el umbral de la puerta y sentarte, te encuentras tan cómodo y a gusto que te olvidas de la realidad y de las prisas del exterior y te centras en el disfrute de la comida y la compañía con los cinco sentidos. Eso es lo que nos ha pasado hace unos días en el restaurante Picatostes.
 
Habíamos oído hablar de él porque alguien lo visitó y le gustó hasta la lámpara del techo reciclada con cajas plásticas de refrescos antiguas, además de la variedad de panes y picatostes que ofrece al comensal, para hacer honor a su nombre.
 
Un trato excelente, un ambiente tranquilo y acogedor, una delicada selección musical y una decoración cuidada a la que se une la calidad de la materia prima, hacen de este lugar un sitio destacado a visitar en una ocasión especial o para un picoteo casual. No les va a defraudar la visita.
 
Una selección de vinos muy exquisita y equilibrada, que maridan perfectamente con las propuestas de la carta para sacarle más matices a los platos y a las sugerencias del chef.
 
¡Al grano! Arrancamos con unos aperitivos cortesía de la casa en la que destacaban unas mini arepitas de cochino negro que estaban de escándalo. Una selección de panes y picatostes que cuenta con una oferta variada (semillas, azafrán o tinta de calamar). Además, ofrecen tres diferentes salsas que eran de elaboración propia y es algo que el comensal agradece, tanto por el tomate triturado como por el alioli casero.
 
La tabla de jamón ibérico, que era de alta calidad, duró lo que fue sacar la foto, ya que los comensales hicieron de las suyas según llegó a la mesa.
 
Proseguimos con una ensalada de picatostes que en boca resultó muy fresca y equilibrada, con un gran aliño que fue el complemento perfecto.
 
El siguiente plato fueron unas coquinas que estaban fuera de carta. Nos faltó pan para degustar la rica salsa de esas conchas que eran música para los sentidos gustativos de los comensales. ¡No hay otra manera de describirlas!
 
Continuamos con una propuesta de hamburguesa en la que la carne era una delicia, un secreto manjar que lo complementaba el foie de pato y el caramelizado que estaba en su punto de calor, mientras que las papas fritas y la salsa daban el contrapunto salado y dulce que hacía que se realzaran los sabores de la carne.
 
Ponemos solo la fotografía de la carne, que tenía muy buena pinta y fue pedida por otro de los comensales, pero queríamos dejar hueco para el postre y, para ser justos, volveremos otro día a probar la carne porque la fotografía habla por sí sola.
 
Los postres merecen capítulo propio en este restaurante. De la oferta de carta nos decidimos por un mousse de Ferrero Rocher y un coulant de chocolate blanco relleno de chocolate negro, que elaboran en el momento encima de una crema de parchita que, como dijo uno de los comensales, estaba para mojar pan.
 
Tras degustar su carta, podemos asegurar que su chef, Juan Carlos Dorta, está disfrutando de su propia cocina, una cocina que elabora con la solvencia de la experiencia acumulada que le dan los años de profesión en hotelería y en algunos países fuera de nuestras fronteras. Este ‘guanchero’ experimentado, que elabora con productos de mercado su propuesta culinaria, hace que el comensal ya disfrute solo con sus presentaciones.
 
Si se disfruta en la cocina, se transmite y se hace disfruta al comensal. En este caso, Juan Carlos transmite en sus platos la ilusión de un niño con juguetes nuevos y ese debe ser el secreto del chef. El restaurante Picatostes es su proyecto gastronómico más personal, su rinconcito favorito de Santa Cruz y, desde hoy, también el nuestro.
 
 
Ficha:
 
Restaurante Picatostes
Calle San Francisco Javier, 59, 38001 S/C. de Tenerife
 
Horario:
Martes a sábado de 13:00 a 16:00 h. y de 20:00 a 23:00 h.
Domingo de 13:00 a 16:00 h.
Lunes cerrado
 
Teléfono: 616 40 32 22

 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario