Cocinas entre los fogones de Semana Santa

Cocinas entre los fogones de Semana Santa

  • Viernes, 19 Abril, 2019 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Reportaje
  • Comentarios

Todas las fiestas y celebraciones tienen siempre su componente gastronómico y la Semana Santa no es menos, existe una importante oferta culinaria que la complementa y da su particular sabor. Muchas son las recetas de platos de cuchara y postres que dan esplendor a esta época gastronómica hasta llegar la Pascua de resurrección.

Los conventos, previo a la llegada de los días principales de la Semana Santa han tenido las ollas al fuego, en plena ebullición, para mantener las tradiciones. Ya sea para platos de cucharas, con verduras, pescados o con interpretaciones del prolijo recetario de la repostería. Todos los conventos recogen infinidad de recetas que se han guardado durante siglos y atesoran los secretos de la cocina clerical con multitud de elaboraciones y conocimientos que han pasado de unos a otros en sus recetarios dentro de los conventos.

La tradición católica desde sus inicios propugna que hasta la llegada de la Pascua se debe uno abstener de comer carne pero nada se habla del resto de alimentos que por estas fechas se suelen elaborar y que tienen gran fama.

De entro todos aquellos platos que han llegado a nuestros tiempos podemos destacar desde el potaje de vigilia, que nunca pasará de moda, hasta el bacalao encebollado o los buñuelos, pasando por calderetas de merluza, rodaballo o lubina, arroz a banda y fideuas, o chicharros en escabeche. También podemos destacar las sopas de ajo, las purrusaldas o los huevos duros de vigilia como platos tradicionales por estas fechas.

En nuestro país, según la zona geográfica donde sea la Semana Santa, la gastronomía tiene un especial protagonismo, desde Andalucía a Castilla la Mancha o Castilla León, pasando por Valencia, Cataluña o Asturias. Los platos incorporan ingredientes tradicionales de cada una de las comarcas y le dan un especial sentido y sabor a las elaboraciones con los productos locales.

Esos platos han servido también para dar de alimento a los nazarenos y costaleros de las diferentes cofradías que cargan los pasos e imágenes religiosas, para recuperar fuerzas, que durante estos días hacen de la fe y la devoción un ferviente espectáculo de arte, con los diferentes pasos de las procesiones que recorren todo el territorio nacional.

No podemos olvidarnos de la repostería en este repaso que hacemos de la gastronomía de Semana Santa, los postres tienen un lugar muy destacado. ¿Quién no ha probado las torrijas, la leche frita, las monas de pascua, las guindas de marrasquino, los rosquetes de las catalinas, los palitos de naranja, los bocaditos de cielo, las pastas de manga, los pestiños, los nevados o las yemas? auténticos manjares dulces de la repostería de los conventos.

Y ya para terminar los licores de hierbas maceradas, las mistelas del monasterio, las cremas de limón de la abadía, son esos licores tradicionales que dan el contrapunto de la gastronomía.

Con tan variada oferta culinaria de Semana Santa resulta lógico que por unos días podamos prescindir de las carnes y disfrutar de la mucha y muy buena cocina. ¿Quién se acuerda de la carne con estos grandes y suculentos manjares?

Hay tradiciones que debemos mantener y potenciar, cuidando nuestro acervo gastronómico y cultural para futuras generaciones. No todo es comida rápida y prefabricada. Desde este medio siempre hemos apostado por la gastronómica con mayúsculas. La del producto local, la calidad y el disfrute de los sentidos en cualquier momento, lugar y con cualquier plato e ingredientes.

A disfrutar de nuestra gastronómica también en Semana Santa.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario