¿Conoces la historia del roscón de Reyes?

¿Conoces la historia del roscón de Reyes?

  • Miércoles, 2 Enero, 2019 - 07:00
  • gastronomia7islas.com
  • Reportaje
  • Comentarios
 
La tradición repostera del roscón de Reyes es de esas costumbres que se han arraigado en el imaginario colectivo del Día de Reyes, como desayuno o merienda familiar antes o después de abrir los regalos que han dejado los Reyes Magos de Oriente. Personalmente, creemos que no se debería perder jamás y, si lo acompañamos con una buena taza de chocolate caliente recién elaborado, ya es doble placer.
 
No podemos afirmar con rotundidad cómo surgió, ya que hay historias para todos los gustos. Unos datan su aparición ya en el siglo III, cuando en el Imperio Romano se celebraba, a mediados de diciembre, las fiestas de los esclavos en honor a Saturno, ‘dios de la agricultura’. A quien le tocara el haba sería tratado como una divinidad y ese día seria libre cumpliendo sus deseos.
 
Otras corrientes históricas datan el origen mucho más cercano en el tiempo y como máximo exponente en su promoción y divulgación al monarca francés Luis XV, ya que uno de sus cocineros era de origen eslovaco y realizaba un roscón dulce el día de la Epifanía al que ponía una sorpresa en el interior. Se adornaba con frutas glaseadas coloridas para simular piedras preciosas y una joya en su interior y un haba.
 
La tradición se perdería en Europa del este pero el rey sería capaz de promover esta iniciativa en su corte durante su reinado, pasando con una moneda en el interior de la nobleza a la aristocracia y de ahí al pueblo llano. Durante el siglo XVIII, llegaría a España y se propagaría por todo el país, incluso, llegando a las colonias en Latinoamérica.
 
La tradición actual dice que quien encuentra la sorpresa, figurita, moneda o regalo será coronado Rey y a quien le toque el haba será quien pague el roscón. Los hay que no comen por no invitar y los afortunados que no recogen ni la mesa.
Esta joya de la repostería ha sido capaz de mantenerse en el tiempo y adaptarse a los nuevos tiempos, donde los maestros pasteleros hacen verdaderas obras de arte.
 
Su contenido calórico y energético debido a sus ingredientes es muy alto y no está recomendado para personas con problemas de tasas altas de glucosa en sangre. 
 
Su receta es fácil de elaborar y aunque se venden en pastelerías, dulcerías y confiterías, así como en grandes superficies con elaboraciones más industriales y ya no tan artesanales, nuestra recomendación sería la de elaborarlo uno mismo y, para ello, facilitamos bajo estas líneas los ingredientes y su elaboración.
 
Ingredientes:
 
650 g de harina de fuerza
250 ml. de leche tibia
25-30 g de levadura fresca
120 g de azúcar
120 g de mantequilla o margarina derretida
2 huevos y 1 yema
10 g de sal
2 y 1/2 cucharadas de agua de azahar
Piel rallada de 1 limón grande y 1 naranja
 
Para decorar:
 
Frutas escarchadas o confitadas al gusto
Almendras
Azúcar
1 huevo batido
Una naranja
Figuritas horneables
 
 
Preparación:
 
Empezamos mezclando un poco de los 250 ml. de leche tibia con 2 ó 3 cucharadas de la harina de fuerza. Añadir 25-30 gramos de levadura fresca desmenuzada y removemos el conjunto. Tapar y dejar fermentar unos 20 minutos en un lugar cálido.
 
Una vez que la masa de arranque ha fermentado, en un recipiente grande le iremos añadiendo el resto de la harina y los demás ingredientes poco a poco: Leche, 2 huevos, azúcar, sal, ralladura de limón y naranja, el agua de azahar y la mantequilla o margarina derretida. Hay que remover hasta lograr que quede una masa homogénea.
 
Amasamos durante unos minutos con nuestras manos en una superficie lisa enharinada, para poder trabajar bien la masa. Le vamos dando forma de bola a nuestra masa, y una vez bien amasada, guardamos el resultado tapado con paños húmedos en un recipiente cerrado, cálido y hermético durante varias horas
 
Tras un par de horas la masa tendría que crecer aproximadamente a más del doble. La amasamos de nuevo y le damos la forma a roscón haciendo el agujero con los dedos. Al hornear el agujero se hará más pequeño, por lo que debemos ser generosos y hacerlos grandes.
 
Debemos dejarlos reposar durante una hora aproximadamente cubiertos y en lugar caliente a baja temperatura. (50º)
 
Finalmente, toca decorarlo con la fruta escarchada, las naranjas confitadas, las almendras laminadas o picadas y el azúcar, tras haberlo pintado con el huevo previamente. Este es el momento de esconder las sorpresas dentro de la masa.
 
Tras finalizar la decoración metemos al horno durante aproximadamente 20 minutos precalentado a 180ºC. Según tamaño y características de nuestro horno podremos tenerlo antes si son pequeños o si tiene ventilador algo más de tiempo. Cuando logre el tono dorado característico estará listo para sacar.
 
Hay que dejar enfriar y podremos cortarlo por la mitad y rellenarlos con nata, crema pastelera, chocolate, cabello de ángel  o trufa.
 
Si lo deseamos también se puede preparar chocolate para acompañar y disfrutar plenamente de los momentos en los que los niños abren los regalos que les han dejado sus Majestades los Reyes Magos de Oriente y dejarnos arrastrar por la ilusión de la inocencia de los niños.
 
¡Que les aproveche y disfruten de los instantes que nos regala la vida!

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario