Doce uvas, sinónimo de tradición

Doce uvas, sinónimo de tradición

  • Lunes, 31 Diciembre, 2018 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Reportaje
  • Comentarios
 
Según los diferentes países y culturas, hay numerosas costumbres para fin de año pero una de las más populares y extendidas es las uvas de la suerte
 
Tomar las doce uvas cada 31 de diciembre es una tradición que consiste en colocar 12 uvas sobre la mesa y, al sonar las 00:00 horas, nos las comemos al son de las campanadas con la esperanza de que el próximo año podamos cumplir todos nuestros sueños. 
 
La tradición de las uvas de la suerte con los años se ha extendido por muchos países de habla hispana. Es muy común en México, Venezuela, Bolivia, Ecuador, El Salvador, Perú, Colombia, Puerto Rico o Costa Rica y, para tener 12 meses de buena suerte y prosperidad en el año que comienza, es necesario comerse cada uva con el sonido de cada campanada de medianoche.
 
Celebrar el Año Nuevo es una fiesta universal y está repleta de optimismo. Cuando cambia el calendario y comenzamos un año nuevo tenemos la ilusión de que todo mejorará, desde lo personal a lo profesional (salud, economía, trabajo, empleo, familia, amor, felicidad, etc.)
 
Hay numerosas costumbres para Año Nuevo, según los diferentes países y culturas en el planeta pero en Gastronomía7islas.com, hoy te explicaremos los orígenes de una de las más populares y extendidas, las uvas de la suerte.
Esta tradición según se ha podido documentar tiene dos posibles orígenes, dos teorías que pueden ser posibles e, incluso, ambas son complementarias sobre los orígenes de esta singular costumbre.
 
En la década de 1880 según cuentan los periódicos de la época, la burguesía española tratando de imitar a la francesa, empezó a brindar con vino espumoso y comiendo uvas para celebrar la Nochevieja. La fina ironía española hizo que pocos años después en Madrid el pueblo llano como burla a los ricos, comiera uvas para parodiarlos congregándose en la puerta del Sol y poco a poco en las principales plazas del país en Nochevieja para oír las campanadas de medianoche de Fin de Año. Fue tal el auge de esta iniciativa que ya en 1903 hay datos, que en Tenerife se comían las uvas en fin de año. La iniciativa se había convertido en costumbre popular.
 
La segunda teoría data de unos años más tarde, se cuenta que en 1909 la cosecha de uvas fue muy buena para los productores de Alicante, en el sureste de España, se tuvo un gran excedente de uvas blancas de la variedad típica del lugar (Aledo), que tienen una maduración más tardía. Para eludir tener que tirar el exceso de la cosecha y evitar la caída de precios, se les ocurrió vender la idea de celebrar el año nuevo con uvas pro que daban “buena suerte” y la costumbre ha cuajado hasta nuestros días.
 
Es fácil encontrar las uvas en España, incluso, por estas fechas su precio se incrementa por la alta demanda pero como en algunos países de Latinoamérica no es temporada alta de esta fruta, ya que están en el hemisferio sur, esta costumbre ha sufrido variaciones y se celebra con pasas.
 
Así que este 31 de diciembre, cuando sean las 12 de la noche, brinda por al año nuevo y no te olvides de pedir tus deseos cuando estés comiendo tus uvas de la suerte.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario