Huevos de Pascua, tradición pastelera viva

Huevos de Pascua, tradición pastelera viva

  • Domingo, 21 Abril, 2019 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Reportaje
  • Comentarios

 
El origen de una larga tradición a lo largo de generaciones desde hace muchísimos siglos, si en vuestra familia existe la costumbre de regalar huevos de Pascua a los hijos en Semana Santa, es interesante conocer algo más sobre esta tradición.
 
El huevo y la liebre representan la fertilidad en la tradición pagana, que celebraba el retorno de la primavera coincidiendo con la Pascua.
 
Según los países y épocas en el mundo han tenido un destacado desarrollo de la costumbre; desde pintados, decorados, guisado, de orfebrería, escondidos en los jardines para que los niños los encuentren o hechos de chocolate que los maestros pasteleros den rienda suelta a su creatividad y se hayan convertido en auténticas obras de arte.
 
En muchas culturas, los huevos representan 'vida' y 'fertilidad', y tanto en Roma como en Grecia, se regalaban huevos pintados en las fiestas y festivales de primavera. Si hablamos de los huevos como símbolo cristiano, estos huevos tienen el sentido de una 'vida nueva', tal como significa palabra Pascua. Una vida que nos da Jesucristo resucitado.
 
Mezcla de una y otra, surgió la tradición de regalar huevos por Pascua, una costumbre muy arraigada en países europeos como Alemania, Polonia, Eslovaquia, y Reino Unido, pero también en América.
 
 
Los orígenes en el siglo IV
 
En aquella época la Iglesia no aconsejaba el consumo de huevos durante la Cuaresma. Sin embargo, las gallinas seguían poniendo huevos, ajenas a preceptos o normas religiosas. Tirar los huevos hubiera sido un pecado, de tal forma no quedaba más remedio que guardarlos. En unas semanas se conseguía una sobreabundancia de huevos a los que había que dar salida.
 
El domingo de Resurrección, primer día en el que este precepto ya no rige, se convertía en la fecha señalada. Y qué mejor que compartir o regalar los huevos que no se habían consumido durante la Cuaresma, de esta forma fue naciendo la tradición. Ofrecer una cesta de huevos frescos era sin duda un magnífico detalle, pero si además los huevos se coloreaban o se pintaban se convertían en un auténtico regalo.
 
Huevos de Pascua, tradición pastelera viva
 
Aplicación específica del Chocolate
 
A partir del siglo XVIII, cuando la industria chocolatera consigue avances importantes en el manejo y tratamiento del chocolate, se empieza a vaciar los huevos frescos y a rellenarlos de chocolate. Más tarde llegaron otras formas: conchas, campanas, carruajes... copiando figuras de la escuela austriaca, con sus colores y formas.
 
Sin embargo, la tradición del conejo de chocolate se la debemos a los antiguos teutones que creían según cuentan las leyendas que en Pascua eran los conejos los que incubaban los huevos. La asociación Conejo-Pascua proviene de esta antigua creencia popular.
 
En España, la zona de Cataluña y Valencia, es la región con más tradición en la elaboración de figuras de chocolate para celebrar la Pascua.
 
La mona de Pascua es una tradición típica de la repostería española. Se prepara tradicionalmente en las regiones de Murcia, Valencia, Cataluña, Aragón y castellano-manchega.
 
Se sirve un alimento similar, denominado “Roscón/rosco de Pascua”, en Galicia, llamado hornazo en Jaén y en Asturias se denomina pegarata o bolla.
 
Estas figuras adquieren una gran importancia a partir de mediados del siglo pasado. Son las monas de Pascua, figuras diversas, -en algunos casos verdaderas esculturas-, en chocolate que adoptan multitud de formas, cuyo límite lo pone la imaginación y pericia del maestro chocolatero.
 
Hoy día puede encontrarse con ligeras variaciones en todo el país. Es una torta de la Pascua cuya degustación simboliza que la Cuaresma y sus abstinencias se han acabado
Huevos de Pascua, tradición pastelera viva

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario