En Semana Santa, Potaje de Vigilia

En Semana Santa, Potaje de Vigilia

  • Martes, 16 Abril, 2019 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Gastronomía
  • Comentarios
 
 

No hay mesa en Cuaresma y hasta Semana Santa que se precie que no ofrezca su particular versión de “Potaje de bacalao, con garbanzos y espinacas” ya sea en casa o en un restaurante, en estas fechas todos se apuntan a su propia receta del “Potaje de vigilia”.

 

Esta receta se ha mantenido sin muchos cambios desde la Edad Media casi hasta nuestros días, llegando a ser en la actualidad casi un plato gourmet y cumpliendo con todos los preceptos religiosos durante la Cuaresma y hasta la Semana Santa.

 

La receta es muy simple, muy rudimentaria y no tiene secretos, salvo la calidad de los productos que usemos de materia prima. Su aporte nutricional es importante y equilibrado ya que el conjunto aporta nutrientes, vitaminas y proteínas que hacen que sea un plato completo.

 

Esta es la receta que las abuelas han trasmitido de generación en generación para la elaboración del potaje de vigilia o cuaresma.

 

Ingredientes:

 

300 gr. de garbanzos lechosos

300 gr. de bacalao desalado

250 gr. de espinacas frescas

2 cebollas medianas

1 zanahoria

2 tomates

6 dientes de ajo

1 huevo

1 rebanada de pan

1 cucharada de postre de Pimentón de la Vera (agridulce)

2 hojas de laurel

Cominos

Aceite de oliva virgen extra

Sal (al gusto)

Agua

 

Preparación:

 

Arrancamos poniendo los garbanzos en remojo la noche antes para que se hidraten, doblen su tamaño y se pongan tiernos.

 

Escurrimos los garbanzos y los ponemos en una olla con un litro de agua a fuego medio-alto. Añadimos una de las cebollas pelada y la zanahoria, ponemos 4 dientes de ajo y 1 hoja de laurel.

 

Mientras los garbanzos están al fuego preparamos la fritura de nuestro potaje de vigilia. Pelamos y picamos muy fina la otra cebolla, los 2 dientes de ajo. En una sartén grande ponemos a calentar a fuego-medio el aceite y se le añade la cebolla, el ojo y la hoja de laurel. Mientras se hace el ajo y la cebolla pelamos los tomates sin semillas los cortamos y se añaden además del pimentón y se deja unos 10-12 minutos.

 

Una vez hecho se le añaden las espinacas a la sartén y se saltea durante un par de minutos y reserva todo.

 

Una vez que los garbanzos estén listos y tiernos, se escurren, se pasan a limpio y reservamos el caldo resultante. Añadimos el sofrito anterior con las espinacas a los garbanzos y se remueve bien, si es necesario y queda muy espeso se le añade caldo resultante de la cocción.

 

Se pone todo al fuego, añadimos el comino y el bacalao desalado en trozos, en migas o cortado en trozos. Se deja que se cocine el bacalao unos 15-20 minutos y se tiempla de sal si fuera necesario ya que el bacalao le aporta bastante y ya estaría listo para servir. Adornamos con el huevo duro y el pan; Y a disfrutar del guiso todos los comensales.

 

Con lo fácil que es la receta ya saben que pueden hacerla en estos días de Semana Santa y disfrutar del pescado, de los garbanzos y de las espinacas en un plato muy completo de la gastronomía.

 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario