¿Afectará la crisis turística al sector gastronómico?

¿Afectará la crisis turística al sector gastronómico?

  • Domingo, 29 Septiembre, 2019 - 08:00
  • Antonio Luis Glez. Núñez
  • Opinión
  • Comentarios

Muchos son los interrogantes que surgen a escasos días de que se conociera la noticia de la caída del turoperador Thomas Cook a nivel mundial. Todavía no sabemos el calado real que tendrá su caída, pero de lo que sí estamos seguros es que lamentablemente, las piezas del dominó irán cayendo una a una y también llegaran los efectos al sector de la restauración y la hostelería.

Sin entrar en análisis profundos sobre nuestra economía, en las Islas Canarias, la situación es muy delicada ya que la temporada alta comienza en invierno y la noticia ha pillado con el pie cambiado al sector que pese a ser conocedor de la situación por los indicadores económicos generales, hasta que no se ha producido el colapso no se ha movilizado.

La tormenta perfecta se ha dado en estos últimos meses por la situación de debilidad del mercado inglés por los efectos del Brexit, la desaceleración de la economía alemana, las guerras comerciales de Estados Unidos contra China y que los destinos del oriente medio son más competitivos y tienen costes más bajos; unido a la incertidumbre política en nuestro país y la repetición de elecciones en los próximos meses por la falta de liderazgos y el exceso de personalismos.

En el mundo de la gastronomía se esperan en las próximas semanas y meses que los efectos de la caída de turistas tenga como consecuencia el despido, casi inmediato, de puestos directos de trabajo en los hoteles y se desencadene un efecto dominó tanto en alimentación y bebidas con la bajada de las compras de aprovisionamiento y por otro lado con que hasta que no se compensen la entrada de turistas al no haber pernoctaciones, disminuya el consumo y en restaurantes bajen los comensales, produciéndose una caída en las cajas diarias que tendrán un efecto directo en la rentabilidad.

Por el momento los establecimientos que se verán más afectados inicialmente serán los que el perfil de clientes con el que trabajan esté enfocado a turistas ingleses y alemanes, pero con el aumento del paro se desencadenara una disminución en el consumo que tendrá efectos secundarios negativos con la caída de la demanda.

Hasta que no entren en funcionamiento las medidas de estímulo que se deben de plantear con carácter de urgencia por las autoridades públicas y que en su mayoría, han sido propuestas por el sector turístico con los diferentes operadores más importantes del mismo, serán momentos de incertidumbre en los que se recomienda adaptarse de inmediato a la realidad de cada día en nuestro restaurante y no hacer alardes, ni muestras de musculo para resistir que no sean estrictamente necesarias, ni acopios de mercancías, salvo que tengamos certeza de previsión de gasto por ingresos garantizados.

Se recomienda una postura de mucha prudencia y estar informado sobre las noticias que vayan saliendo en los diferentes medios para saber en todo momento cómo reaccionar con tiempo y curarnos en salud, en previsión de que se alargue esta situación de crisis turística más de la cuenta. Incluso las medidas de estímulo para el sector necesitan un periodo de aplicación para que den los resultados.

Sabemos que los augurios no son positivos para esta campaña de invierno que ahora comienza y será mala porque las contrataciones han caído. La restauración debe aprovechar las comidas de empresa y grupos por navidad para tener el oxígeno necesario en las cuentas de resultados para pasar la temporada, ya que pese a que se estima que se reducirán los comensales esperemos que pueda resultar satisfactoria para que muchos salven el presente ejercicio.

Trabajar más con cocina de diario y elaboraciones rápidas e inmediatas, platos fuera de carta y productos de mercado que estén de temporada para afinar los precios y ser competitivos hasta que la situación amaine y se reestablezca la economía que está convulsa por los acontecimientos que han sucedió y los que están por acontecer en las próximas semanas y meses.

Permanecer expectante o nadar y guardar la ropa son las mejores recomendaciones que le podemos hacer al sector para que pueda resistir y sobrevivir esta situación de crisis turística sobrevenida que tendrá solución y dejará oportunidades para el futuro pero que hay que pasarla en el presente.
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario