¡Si no lo compras, no lo comes!

¡Si no lo compras, no lo comes!

  • Martes, 18 Septiembre, 2018 - 08:00
  • Eugenia Hernández Marrero
  • Opinión
  • Comentarios

 
Vaciar nuestra despensa de productos ultraprocesados es más sencillo de lo que creemos. El truco está en “no adquirir los productos para no tenerlos disponibles en casa”. Este discurso seguro que ya lo escucharon cientos de veces. No nos engañemos, parece sencillo pero no lo es.
 
Aunque este concepto es fácil de aprender y memorizar, no lo es tanto cuando hay que ponerlo en práctica. En primer lugar, nos tenemos en contra a nosotros mismos diciendo aquello de “una vez al año, no hace daño”.
 
Estamos acostumbrados a la alta palatabilidad de los productos consumidos y bajar el listón resulta muy complicado en el ambiente obesogénico actual.
 
“no adquirir los productos para no tenerlos disponibles en casa”

La influencia de distintos factores como el poder adquisitivo, costumbres alimenticias heredadas, marketing publicitario e, incluso, el lugar de residencia, tienen más peso en la balanza de nuestra entrenada consciencia que la última analítica a la hora de llenar la cesta de la compra.
 
Les puedo asegurar que son muchos más factores pero, quizá, estos sean los más significativos. Los que llenan las horas de los medios de comunicación provocan la aparición de meta-estudios a nivel mundial y encienden la bombilla de charlatanes y visionarios, quienes al hilo del aumento de peso de la población sacan partido y producto para hacer su particular agosto a costa de los bolsillos del consumidor, su mala consciencia y peor alimentación diaria.
Si lo importante es dar un primer paso, vamos a echar a andar juntos.

Hoy encontramos grandes profesionales que nos asesoran e informan de manera continua en sus redes sociales y publicaciones. Con esto nos facilitan el acceso a una información directa sobre el cada vez más en auge sector de la dietética y la nutrición.
 
Gracias a ellos conocemos algo más sobre los alimentos. Que el plátano tiene potasio ya lo sabemos, pero que dejando a mano una cesta de frutas de temporada en casa fomentamos una alimentación más saludable entre los nuestros, o que adquiriendo y consumiendo alimentos frescos desplazamos a los ultraprocesados, eso es harina de otro costal.
 
Y parece fácil, inténtelo.
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario