El secreto de “La Faraona”

Opinión | Domingo, 9 Septiembre, 2018 - 08:00 | Rasa Strankauskaite - Sumiller ( @RasaPuraVida ) |

 
Las mejores cosas de la vida suceden sin planificarlas, sin buscarlas. Todo empieza a funcionar con perfección absoluta cuando estamos concentrados en lo que queremos.

 

El secreto de “La Faraona”Tenía la necesidad de encajar algunas teorías y unas ganas inmensas de aprender más. Llevo más de 20 años entre vinos, con una evolución lenta como la de algunos vinos de grandes añadas.

 

Había leído mucho sobre suelos y tuve miles de discusiones sobre la mineralidad, pero necesitaba entender mejor sobre algunos temas del vino y aclararme sobre las añadas cálidas y frías, las orientaciones y sobre viñedos cercanos donde se junta el frío clima atlántico con el cálido mediterráneo.

 

Tenía la necesidad de ordenar los ecos de palabras desordenadas, profundizar algunas zonas vitivinícolas, investigar más la historia de cada zona de los vinos que vendemos en nuestra vinoteca de La Laguna Gran Hotel.

 

Para llegar a entender eso de “el terruño es la imperfección”, me ayudó uno de los grandes expertos sobre el vino que tiene España, Juancho Asenjo. Lo conocí como asesor para las ventas e impartió una cata Extreme en Tenerife a un reducido grupo de privilegiados entre los que me encontraba. Nos impactó las formas y, sobre todo, su gran amabilidad, así como la invitación a compartir una copa.

 

Las catas con Juancho, además de un placer para los sentidos, son para ampliar el conocimiento sobre los vinos y la historia de cada uno. Hacía años que le conocía como profesor de sumillería, he leído mucho de lo que ha escrito en su largo camino y, además, era profesor de mi maestro de sumillería. ¡Casi nada con los años de experiencia y su trayectoria en el mundo de los vinos!

 

Un hombre de una personalidad arrolladora con un gran corazón descaradamente clásico que me decía: “tienes talento y pasión en las catas pero te falta el conocimiento”. Me asombró la manera tan apasionante que tiene de hacer todo aquello que se propone. Además, como buen líder, posee la extraordinaria capacidad de animar a crecer a todos los que rodean.

 

Siempre estaré agradecida por todo. Tengo muchas cosas pendientes por hacer pero prometo seguir estudiando en esta vida, ya que tenía mucha razón con eso de buscar más conocimientos. Juntos hemos catado vinos que llenan los ojos de vida, gracias a él aprendí mucho más, descubrí secretos sobre Jerez, vinos de Italia, Ribeiro, Priorato y es de uno de ellos de quien les contaré hoy.

 

El secreto de “La Faraona”Contaré el secreto de la ‘Faraona’ mientras sostengo la bella piedra que me regaló Ricardo Palacios, después de rebuscarla en el paraje El Ferro. Es la pizarra que abraza el cuarzo, como si fuera un recordatorio que existen abrazos para toda la vida.

 

Me faltan palabras para describir el amor y la delicadeza del momento cuando Titín la lavó en la bodega con esa mirada que despierta admiración, con el orgullo de quien muestra un tesoro y la satisfacción de quien entrega con afecto algo valioso. Imagínense el aprecio que tengo a esa piedra, que la tengo en mi mesa y, además, es mi talismán en las catas.

 

Fuimos a pisar el suelo para conectar con la pizarra, sentir cómo sufre el calor y el frío, y cómo se fractura y se lamina para aportar energía a las viñas. Llegamos a una zona “Chao do Pando” donde encima de la colina ya luce la nueva bodega de grandes dimensiones que está dividida en tres partes, Descendientes J. Palacios.

 

Enorme por dentro y con espacios para todo lo necesario. ¡Cómo no va ser grande si empezaron a embotellar su vino más conocido y accesible, Pétalos, con unas 20.000 botellas y ya van por 350.000 botellas añadas!

 

Nos esperaba Ricardo para enseñarnos todo el proyecto y recordar el camino con Juancho, ya que lo vivieron desde los principios compartiendo el amor por sus viñedos.

 

Al subir a la sala con una vista panorámica donde podías ver todo el valle alrededor, él empezó contando la historia, cómo llegaron y dónde embotellaron su primera añada en El Bierzo. Decía, “aquel edificio a la derecha, es la nueva bodega de Raúl Pérez, él nos prestó su bodega en 1999 cuando recién llegados no teníamos donde elaborar…” Se notaba en su voz el agradecimiento, un gran aprecio y una deuda de afecto. Eso es propio de corazones grandes, con humanidad en letras mayúsculas y con sentimientos a flor de piel.

 

Arriba, a la izquierda, su viña favorita. En el momento de mirar hacia ella, al mirar el paraje donde nace ‘La Faraona’, brillaron destellos de felicidad en sus ojos.

 

Él no tiene el carácter de su tío Álvaro Palacios. Titín es más callado, es el equilibrio en persona. El tío es más carismático, un bodeguero respetado que en una cata en Tenerife me dejó enamorada para siempre de la garnacha y la pizarra sin siquiera pisarla. Esa manera de afrontar todo en la vida cogiendo el toro por los cuernos. No había visto a nadie capaz de hacer soñar con un vino, hacer desear probar el vino, ese arte de vender, de viajar, de catar, de vivir con la imaginación innata. Siempre a 200 km por hora, a lo grande y con esa pasión por todo lo que hace, además de esa intuición de forma desordenada más propia de una mujer. Ya en aquellos años hablaba de la importancia de monasterios y la competencia de viñas en condiciones extremas.

 

El secreto de “La Faraona”Ricardo es más profundo, más pausado con muchísimos conocimientos y respeto a la naturaleza, un hombre joven pero sabio. Podría escucharle sobre un montón de temas, la biodinámica, los minerales, la fermentación, animales, compost, gentes y sus costumbres. Me hubiera gustado hacerle una entrevista pero no me atreví.

 

Antes de catar nos fuimos a ver dos parajes, los más cercanos a la bodega, Moncerbal y Las Lamas, tan cerca uno del otro pero con suelos y orientaciones distintas. Allí era donde nos explicó cómo en laderas se distinguen las orientaciones y nos hizo ver la vegetación y cultivos diferentes que corresponden a ambos climas. Al lado de Las Lamas hay un verde suave, ya que hay cerezas, peras, olivos, lavanda… y, en el otro lado, hay castaños, hayas, helechos y el verde es mucho más oscuro.

 

Vimos distintos tipos de suelos y el porqué de los distintos rasgos en cada uno de sus vinos. Al ver las pizarras nos llevó a una ladera con una altura de 850 metros donde unas viñas se inclinan con orientación sureste y reciben el sol de mañana. El Ferro, un paraje con arbolitos de mencia, grano negro, godello, garnacha tintorera entre otras, compitiendo sobre la roca madre de pizarra partido por una falla tectónica con suelos llenos de minerales volcánicos como basalto y titanio. Aquí las uvas maduran lentamente, pocas, pero concentradas.

 

El secreto de “La Faraona”Una gran pendiente con un suelo con sólo 30 centímetros de profundidad sobre roca madre. Álvaro, con esa intuición y elocuencia, me hace sonreír cuando cuenta que han elegido la parcela porque tenía un brillo especial en la distancia.

 

De allí nace el vino más especial de la bodega, ‘La Faraona’. Nos decía que el nombre viene de viejo, de cuando su abuelo, que así era como él nombraba al vino más rico de la casa. El vino que cerraba todas las catas y servía de broche final, así quedó bautizado.

 

‘La Faraona 2014’ es el único vino de El Bierzo que recibió la máxima puntuación del catador Luís Gutiérrez para la revista ‘Robert Parker Wine Advocate’. Es distinto a todos los vinos de la bodega, elegante pero con un punto salvaje, con todo de más; acidez marcada, con la misma magia que se respira entre las viñas; con la fragancia noble y amplia en la boca, un equilibrio que al tragar explota con taninos largos; un vino con carácter de Ricardo, noble, mineral y profundo.

 

El secreto de “La Faraona”Tuvimos que bajar unos 20 metros de la inmensa bodega para catar, sin corrientes de aire ni ruidos posibles, en una sala que parecía un santuario donde duermen las botellas a una temperatura constante. Atesoraré para toda la vida el momento al entrar a la sala de cata, ya que te sobrecoges de la grandeza de una pared de piedra tan antigua donde se ve claramente la magia del porqué después del Priora eligieron el Bierzo. Se entiende de repente el porqué del todo.

 

Catamos vinos para guardar bien las sensaciones en la memoria porque no son accesibles. Comimos maravillosos platos entre anécdotas acompañados de su primera añada de la zona con Corullón 1999. No dejaban de analizar las añadas…

 

El secreto de “La Faraona”Creo que ahora es el momento de provocar vuestra envidia sana y les dejo imaginar el resto… mientras sostengo ‘La Faraona’ en mis manos. Ella está en Tenerife, desprende energía y brilla a distancia. Me hace darme cuenta lo afortunada que soy, aceptando mi ignorancia y sabiendo lo mucho que todavía me queda por aprender.

 

Quiero animarles a todos a seguir descubriendo, no dejen de coger la mochila y hacer el particular Camino de Santiago por donde el corazón sueña, por donde uno puede crecer y ser feliz con lo que hace.

 
Como dice la famosa frase de Sócrates que Juancho cita a menudo: “El conocimiento os hará libres”.
 
 

Compartir


Comentarios

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es una persona real e impedir el envío automatizado de SPAM.
IMPORTANTE:
 Los comentarios están sujetos a moderación previa y deben cumplir las Normas de Participación:

  1. Los comentarios están sujetos a moderación previa.
  2. No se aceptan comentarios difamatorios, insultantes, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
  3. Tampoco se admiten aquellos comentarios con contenidos o enlaces que se consideren publicidad, spam, pornografía o material protegido por derechos de autor.
  4. Gastronomia7Islas.com no se hace responsable del contenido de las opiniones publicadas por los internautas ni tiene por qué coincidir con ellas.
  5. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre comentarios no publicados en la web.
  6. AVISO LEGAL