Vitamina C todo el año

Vitamina C todo el año

  • Lunes, 30 Septiembre, 2019 - 08:00
  • Ana Luisa González Cruz - Nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios

Incluir alimentos con Vitamina C (ácido ascórbico) en nuestra alimentación diaria sería un acierto de pleno ya que su carencia conduce a una sensación de fatiga y un sentimiento de tristeza.

Las necesidades diarias de vitamina C son de 95mg para mujeres (el equivalente a masticar dos naranjas cada día), 110mg para hombres, según la EFSA, y un poco más altas para embarazadas y lactantes.

También los fumadores deberían aumentar la ingesta de esta vitamina, o, mucho mejor, dejar de fumar.

Vitaminas esenciales

Aunque se trate de una vitamina esencial y que debemos aportar diariamente por que nuestro cuerpo no es capaz de producirla o almacenarla, según los datos de ingesta dietética (ENIDE), la población española cubre perfectamente sus necesidades y en algunos casos hasta se supera (dependiendo de factores como la edad o el sexo)

Dicho esto queda demostrado una vez más que los suplementos de vitamina C no son necesarios. De hecho el exceso puede provocar cálculos renales.

Esta vitamina es fácilmente destruida por el calor, la cocción, la baja temperatura y la oxidación. Nuestro cuerpo no la acumula, por lo que debemos de ingerir a diario alimentos que la contengan.

En contra de lo que podemos pensar, no son los cítricos los alimentos que contienen mayor cantidad de esta vitamina. Aquellos que más cantidad contienen por mg son:

- Guayaba fresca sin piel (273 mg)
- Perejil fresco (190 mg)
- Grosella negra (159 mg)
- Brócoli (110 mg)
- Papaya cruda pelada (64 mg)
- Berros, cebollino, fresas y kiwi (60 mg)
- Naranjas y repollo (50 mg)
- Coliflor, mangos y limonada (44 mg)
- Canónigos y mandarinas (35mg)
Fuente BEDCA

Consumir cualquier fruta o verdura cruda tiene una buena cantidad de esta vitamina, no es necesario en ningún caso consumir frutas concretas para cubrir requerimientos en la población.

La recomendación general de consumir frutas y verduras a diario, es suficiente para garantizar el aporte de vitamina C necesario excepto en casos concretos por alguna enfermedad y siempre bajo prescripción profesional del dietista nutricionista.

Por otra parte, si aumentamos el consumo de alimentos saludables, no dejaremos espacio a los productos ultraprocesados, lo cual no es una mala idea si queremos dar un paso más para mejorar en calidad de vida.

La vitamina C mejora nuestro sistema inmunitario, también la aparición de inflamación dolorosa de las articulaciones, irritabilidad, problemas de piel, debilidad general o ritmo cardíaco irregular entre otras muchas enfermedades.

Además favorece la absorción de otras vitaminas y minerales como el hierro o la vitamina E (antioxidante) de lo que se le atribuye sus cualidades antienvejecimiento.

En resumen, consumir productos frescos y de temporada a diario nos mantiene alejados de las enfermedades más comunes y a la vez de fácil prevención.

 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario