ANGÉLICA (Archangelica officinalis)

ANGÉLICA (Archangelica officinalis)

  • Martes, 23 Julio, 2019 - 08:00
  • Ana Luisa González Cruz - Nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios

La angélica, también llamada hierva de los ángeles o del espíritu santo, es originaria de los países nórdicos, la angélica es una hierba que se cultiva en distintas áreas de Europa por su valor terapéutico y culinario.

En la edad media se creía que esta planta tenía origen divino y se usaba en toda clase de ritos. Hoy en cambio es muy utilizada por quienes buscan sabores frescos y diferentes en la cocina, ya que si versatilidad nos permite incluirla en un sinfín de preparaciones gastronómicas.

De hecho se usa para acompañar pescados, sopas, ensaladas y de manera específica sus semillas y raíces se para elaborar licores.

Aunque crece de manera silvestre al norte del continente europeo, diseminada en lugares húmedos, barrancos u orillas de corrientes de agua, en la zona mediterránea se cultiva durante los meses de abril a junio y  puede llegar a medir hasta dos metros de altura.

Es precisamente en el sur de Europa donde se incluye esta planta en potajes y ensaladas, mientras en la zona norte su uso se emplea como condimento, por ejemplo en la elaboración de la mezcla de las finas hierbas.

En los países nórdicos, donde la planta silvestre es muy popular, suelen poner las hojas de la planta recién cortada y limpia, se mezclan con otras verduras, con objeto de enriquecer el sabor de su gastronomía popular.

Con un sabor muy especial, muy parecido al del apio y bastante dulzón, se consumen todas las partes de la planta, desde las raíces, los tallos, las hojas y las semillas.

En la cocina es más habitual usar las hojas y los tallos que deberemos consumir frescos y saber recolectar. De hecho se necesita el uso de guantes para manipular la planta fresca ya que en algunos casos puede llegar a provocar dermatitis por contacto con la piel.

La angélica parece más adecuada para dar aroma a pescados y sopas en general. También es muy agradable añadir hojas y tallos frescos en una ensalada.

Es posible encontrar hojas de angélica secas que conservan bastante bien el sabor original de la planta, aunque en cualquier caso es mejor utilizar las hojas frescas si queremos obtener un mejor aroma y todas las propiedades de sus aceites esenciales.

Las raíces y las semillas se usan además en la elaboración de licores, como es el caso del Benedictine y acompañada de otras plantas y esencias también forma parte de bebidas como la Absenta o el Gin.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario