Nuevos peligros para la salud de las “bebidas energéticas”

Nuevos peligros para la salud de las “bebidas energéticas”

  • Viernes, 24 Mayo, 2019 - 07:00
  • Ana Luisa González Cruz - Nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios

El consumo de este tipo de bebidas tan popular y extendida entre los jóvenes comienza a arrojar malos resultados sanitarios.

Hasta la fecha, poco se sabía sobre los posibles efectos secundarios que el consumo de este tipo de bebidas, mal llamadas bebidas energéticas, porque más que elevar nuestro nivel de energía, destroza el sistema nervioso.

En los últimos años comienza a ser motivo de estudio exhaustivo por parte de las autoridades sanitarias, preocupadas por el auge que han tomado y teniendo en cuenta su composición, más bien nada saludable.

Los datos publicados hace unos días a nivel europeo no dejan a nadie indiferente.

Concretamente el Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos, Departamento de Seguridad de los Alimentos de Berlín, Alemania y el Hellenic Food Authority, Dirección de Evaluación de Riesgos y Nutrición ubicado en Atenas, Grecia, ponen el acento en el riesgo cardiovascular y los efectos adversos que comienzan a darse en la salud de los jóvenes, grandes consumidores de este tipo de productos.

Para evaluar los posibles riesgos cardiovasculares asociados con el consumo de bebidas energéticas en Europa, se realizó una investigación bibliográfica exhaustiva con respecto a posibles resultados cardiovasculares dependientes de la dosis, inducidos por patrones de consumo en 16 países europeos incluido el nuestro, España, en cuanto a los riesgos de la disfunción eréctil en combinación con el alcohol.

Los estudios de intervención identificados, investigaron principalmente los efectos agudos de la disfunción eréctil en adultos y jóvenes sanos, arrojando datos como que el consumo moderado de que corresponde a una ingesta de cafeína aguda de hasta 200 mg. no da lugar a cambios cardiovasculares clínicamente relevantes en estos.

Sin embargo, la sorpresa surge cuando durante la investigación y el tratamiento de datos, surgen nuevos parámetros que indican como la ingesta elevada de aproximadamente 1 litro, se asocia con efectos adversos de moderados a graves en algunos participantes (por ejemplo palpitaciones).

El dato llamativo es que una proporción importante de consumidores son niños y adolescentes (sobre el 12% de esta población), quienes están poniendo en riesgo su salud, ya que a día de hoy se están observando efectos adversos por consumo como palpitaciones, nerviosismo excesivo, falta de concentración, fracaso escolar y otros que en las urgencias hospitalarias ya empiezan a conocer como parálisis de extremidades y neuropatías.

El tema no es para tomarlo a la ligera.

De hecho en el mismo estudio hacen un llamamiento a las autoridades europeas responsables para que tomen cartas en el asunto y creen medidas de concienciación entre los consumidores de este tipo de bebidas, a raíz de las graves consecuencias que empiezan a observarse entre un púbico objetivo cada vez más joven.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario