Tiene diabetes tipo 2 y no lo sabe

Tiene diabetes tipo 2 y no lo sabe

  • Lunes, 12 Noviembre, 2018 - 08:00
  • Eugenia Hernández Marrero
  • Nutrición
  • Comentarios

 
Una de las enfermedades más fácilmente evitables es la diabetes tipo 2. A pesar de ello, en 2013 la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó por primera vez la diabetes entre las diez enfermedades que más muerte provoca a nivel mundial, pues cada año fallecen por esta causa 1,4 millones de personas en todo el mundo.
 
La Comunidad Autónoma de Canarias es una de las comunidades con mayor incidencia de la enfermedad en nuestro país y, por ello, hay que redoblar los esfuerzos para concienciar y combatir la enfermedad.
 
Diagnosticar la diabetes es muy fácil pues se detecta a través de una prueba de sangre realizada en ayunas. Este análisis se encargará de medir los niveles de glucosa, si la cifra es igual o mayor a 126 mg/ dl en dos análisis consecutivos, se confirma la diabetes.
 
Mientras la diabetes tipo 1 se presenta en la infancia, la diabetes tipo 2 lo hace en la edad adulta y es diez veces más común que la primera, representando el 95% de los casos a nivel mundial. Se produce cuando el páncreas no genera la suficiente cantidad de insulina o esta no trabaja de la manera correcta, acumulando la glucosa en la sangre poco a poco.
 
La Sociedad Española de Diabetes (SED) apunta que sus síntomas no son tan evidentes como los del tipo 1, lo que provoca que pase desapercibida por mucho tiempo. Las personas que padecen de diabetes tipo 2, por lo general, también presentan otros factores de riesgo cardiovascular como obesidad, hipertensión arterial y colesterol elevado.
 
Un mal control de la diabetes tiene severas consecuencias para nuestra salud en ambos casos.
 
- Hipoglucemia
- Hiperglucemia
- Retinopatía diabética. Es la primera causa de ceguera en adultos y el 50% de los enfermos de diabetes la padece.
- Amputaciones
- Infarto de miocardio. Aumenta la posibilidad de un infarto de 2 a 3 veces.
 
Para controlarla es necesario llevar un tratamiento en el que se toman medicamentos para disminuir la glucosa de la sangre, bajar la presión arterial y reducir el colesterol. Por supuesto, una vida saludable con buena alimentación y ejercicio es necesaria.
 
Una alimentación adecuada desde la infancia evitaría la aparición de esta patología en la edad adulta. Dentro del ambiente obesogénico en el que vivimos es muy difícil que eso llegue a producirse, por lo que las recomendaciones desde el campo de la nutrición y la dietética son divulgar el conocimiento necesario entre la población para que se tomen las medidas oportunas en casa.
 
Si por desgracia ya padece usted diabetes tipo 2, debe saber que lo más importante en cualquier caso es la práctica habitual de ejercicio físico en combinación con una dieta personalizada y ajustada a nuestras necesidades.
 
El trabajo de los profesionales sanitarios en este sentido es cada vez más importante, al igual que el trabajo de divulgación que se hace desde las instituciones y profesional sanitario relacionado como la patología en el campo de la prevención. Sin embargo, no es suficiente.
 
Por tanto, nuestro llamamiento es a saber leer el etiquetado de los productos que consumimos y, sobre todo, a buscar el asesoramiento nutricional adecuado antes de la dieta milagro que todo lo cura y con la que podremos provocar más perjuicio a nuestra salud del que ya poseemos.
 

Nuestra pequeña aportación al campo de la prevención pasa por comentar cuatro pasos principales para comenzar:
 
1.- Comer más pescados que carnes. En este sentido elegir preferiblemente carnes de ave y no tomar más de 3 veces por semana carne de cerdo.
2.- Es muy importante restringir el consumo de azúcares. Debemos ser cuidadosos con los postres y evitar las bebidas con alto contenido en azúcares, pasteles, pan y harinas que no sean integrales.
3.- Incrementar el consumo de frutas y verduras. Aportan gran cantidad de nutrientes básicos que además ayudarán a prevenir otras enfermedades de tipo crónico y degenerativo.
4.- Dar largos paseos o practicar bailes de salón. Cualquier disciplina que evite el sedentarismo resultará beneficiosa para nuestro organismo.
 
Y recuerde que sólo con dar el primer paso ya estaremos más cerca de nuestro objetivo final. No nos lleva donde queremos pero nos sacará de donde estamos.
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario