Canarias: quesos con denominación de origen

Canarias: quesos con denominación de origen

  • Lunes, 3 Diciembre, 2018 - 08:00
  • Ana Luisa González Cruz - Nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios

 
El honor y distinción de nuestros quesos atraviesan fronteras. Los paladares más exquisitos le otorgan los máximos galardones premiando su textura, sabor, color, y calidad. En definitiva, una denominación de origen cargada de esfuerzo y cariño, desde la alimentación de nuestras cabras hasta el trato al cliente en el punto de venta. Y no sólo eso, ya que estos quesos están cargados de cariño y propiedades nutricionales.
 
Los quesos de cabra, ricos en ácidos grasos capróico, cáprico y caprílico, presentan las propiedades acentuadas de la leche por su tradicional proceso de elaboración. Para la fabricación de un kilo de queso de cabra tradicional son necesarios aproximadamente 7 litros de leche, lo que lo convierten en uno de los alimentos con mayor cantidad de nutrientes básicos.
 
Las razas de cabra en las Islas Canarias están caracterizadas por la excepcional calidad de su leche. Majorera, Palmera y la cabra Tinerfeña (del norte o sur de Tenerife), permiten a los profesionales del sector desarrollar procesos tradicionales de elaboración y garantizan la calidad y adaptación del queso y productos derivados de la leche de nuestras cabras a las nuevas necesidades de los consumidores, implementando el valor añadido a lo largo de la cadena alimentaria.
 
En la actualidad, hay repartidas en todo el territorio insular alrededor de quinientas queserías inscritas en el Registro General Sanitario de Alimentos. La mayoría de los quesos producidos en Canarias (unas 17.000 toneladas anuales) se elaboran principalmente con leche de cabra y se destina al mercado interior. Sin embargo, la singularidad y calidad del producto hace que cada vez sea mayor su importancia y valor en el mercado nacional e internacional.
 
Nuestros quesos pueden presumir de calidad y cremosidad debido a la calidad de la leche con la que son elaborados. Su sabor fuerte y olor característico promueven un consumo anual que supera en dos kilos la media nacional, algo más de 9 kilos por habitante y año. (Fuente: ICCA, Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria - Gobierno de Canarias)

De manera general el queso es un alimento muy rico en materia grasa y sodio, por lo que debe ser consumido con moderación para disfrutar plenamente de todas sus propiedades nutricionales como vitaminas del grupo A, B, y E, minerales como el calcio y el fósforo y componentes necesarios para cuidar y mejorar nuestra flora intestinal.
 
100 gramos de queso de cabra nos aporta:
 
Energía total 360 kcal.
Grasa total 71%
Proteínas totales 29%
Agua 38%

(Fuente: Base de datos Española de Composición de los Alimentos “BEDCA”)
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario