Dietética, alimentación, nutrición. Aclarando conceptos

Dietética, alimentación, nutrición. Aclarando conceptos

  • Lunes, 24 Septiembre, 2018 - 08:00
  • Ana Luisa González Cruz - Nutricionista
  • Nutrición
  • Comentarios

 
Es fácil encontrar hoy en las redes sociales infinidad de artículos hablando de manera indiscriminada sobre alimentación, nutrición y dietética, utilizando estas palabras a veces como sinónimos cuando, en realidad, no lo son.
 
Más allá de opinar sobre ello, he decidido que lo más conveniente podría ser aclarar cada uno de los conceptos a los que se refieren, para que sean ustedes mismos quienes juzguen y sepan distinguir desde lejos una fuente fiable de información y consulta.
 

Alimentación: es un proceso voluntario que consiste en obtener del entorno una serie de productos, naturales o transformados (alimentos), que contienen una serie de sustancias químicas denominadas nutrientes, además de los elementos propios de cada uno de ellos que les dan unas características propias. La alimentación es, en definitiva, un proceso de selección de alimentos, fruto de la disponibilidad y el aprendizaje de cada individuo, que le permitirán componer su ración diaria y fraccionarla a lo largo del día de acuerdo con sus hábitos y condiciones personales. Este proceso está influido por factores socioeconómicos, psicológicos y geográficos.
 
Nutrición: ésta empieza tras la ingestión del alimento. Con el término nutrición se designa el conjunto de procesos mediante los cuales el ser vivo, en este caso el hombre, utiliza, transforma e incorpora en sus propias estructuras una serie de sustancias que recibe del mundo exterior mediante la alimentación, con el objetivo de obtener energía, construir y reparar las estructuras orgánicas y regular los procesos metabólicos. El proceso nutritivo es, en consecuencia, involuntario.
 

Dietética: se define como la «técnica y el arte de utilizar los alimentos de forma adecuada, que partiendo de un conocimiento profundo del ser humano proponga formas de alimentación equilibradas, variadas y suficientes, de forma tanto individual como colectiva, y que permitan cubrir las necesidades biológicas en la salud y en la enfermedad, contemplando a la vez sus gustos, costumbres y posibilidades».
 
Por resumir, no es lo mismo ser nutricionista que cocinero, aunque ambas profesiones tienen un punto en común. Los alimentos.
 
Fuente: Pilar Cervera “Alimentación y dietoterapia”. Editorial Mc Graw Hill. 4ª Ed. Año 2004
 
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario