El guardián de las viñas de Altos de Trevejos

El guardián de las viñas de Altos de Trevejos

  • Domingo, 17 Mayo, 2020 - 08:00
  • Rasa Strankauskite
  • Entrevista
  • Comentarios
 
Hoy les quiero llevar de paseo a las viñas de altura en Llanos de Trevejos, situadas en Vilaflor de Chasna, el municipio más alto de España. Es un lugar donde la vida es sosegada, de gente tranquila y los barrancos llenos de almendros. Es un precioso lugar donde nacen vinos mirando a la montaña Guajara en condiciones extremas. En los viñedos a 1.300 metros de altitud las uvas maduran lentamente, el ciclo de la vid se alarga con días secos y calurosos, con noches fríos. Este contraste potencia aromas de las uvas acariciadas por el viticultor que las guía desde los principios de la bodega.

Por el año 2012 tres amigos Enrique Alonso, David Cabrera y José María Pujol-Busquets deciden apostar por la bodega haciendo los vinos en una preciosa casona de la familia Alonso en San Miquel con un lagar del año 1822. La fecha nos indica que se hacía vinos antes y hasta 1999 se vendía el vino a granel a la gente del pueblo. Los tres apostaron compartir la pasión por el vino a lo grande, a largo plazo plantando viñas propias, devolviendo el paisaje verde, haciendo planes por el enoturismo que hace falta en isla.

Tenemos muchas bodegas en Tenerife pero las que admiten visitas son muy pocas. Me gusta mucho la gente con objetivos claros como son los tres socios, pero hoy quiero hablar de una persona importante de la bodega. El responsable de guiar las viñas, el culpable de conseguir uvas de calidad, las uvas sensuales. Desde la primera visita a la bodega el viñador J. Damián Díaz González me sorprendió con una pasión rebosante por las cepas. Me apasiona la gente que habla de viñas y saltan las chispas. Así es él y digo un viñador porque también hace unos vinos propios con mucha vitalidad y fuerza. En otra ocasión hablaremos de ellos. Le hice algunas preguntas los viñedos de la zona, los suelos y variedades de uvas para contarles sobre las viñas en altura. Algunas me quedaron pendientes para la segunda parte de la entrevista.

Volveremos hablar porque yo tengo mil preguntas y él tiene un discurso fértil. Si preguntas a Damián por esa insolación más alta del mundo en Trevejos, él te explica el ciclo entero, se encienden los ojos con un brillo especial, sin miramientos sabes que la difícil labor en el campo es su pasión. Aquí no hay mecanización posible, son muchas horas de esfuerzo durante todo el año y te tiene que gustar lo que haces. Con las respuestas podemos saber más sobre él y conocer mejor la zona, la filosofía de la bodega Altos de Trevejos. No se lo pierdan:

Has nacido para guiar las viñas. No creo que haya nacido para guiar las viñas. Una vez me explicaron que las personas estamos conectados de alguna forma a los cuatro elementos: Agua, Aire, Fuego y Tierra. Yo creo que mi nexo de unión a la tierra es la viña.

¿Cómo empezaste a dedicarte al vino?

Mi primer contacto con la viña y el vino fue cuando estudié por primera vez Enología y Viticultura en la ULL. Nunca fui un estudiante brillante, pero me di cuenta que cuando leía algo sobre viña o enología me apasionaba. Me acuerdo que para mis compañeros la asignatura de Viticultura con el Dr. Eladio González era muy complicada, para mí una maría. Ahí comencé a darme cuenta que este tema me despertaba curiosidad.

¿De dónde te sale esa pasión por la uva? ¿Dónde tuviste la suerte de enamorarse de la viña?

Mi primer chispazo fuerte con la viña, fue estudiando Enología en la Universidad de Rovira i Virgili. En la visita a Cavas Recaredo, en la viña de Turó de Mota, con Joan Rubió. Cuando estuvimos caminando por el viñedo, aluciné con lo que transmitía ese viñedo. Fue en Mayo, la brotación era perfecta. Las viñas daban una sensación de vitalidad y sanidad, hierba segada, con zonas de bosque al lado, el shock fue brutal. Nos explicó que hacía unos años estaban utilizando técnicas de agricultura Biodinámica, y que lo hacían porque se dieron cuenta de que era el mejor método para obtener la mejor calidad de uva. Todo esto era una corriente que ya se estaba dando en Francia.

¿En Canarias es posible la viticultura ecológica en todas las zonas?

La viticultura ecológica ya no es futuro, es presente. Ya es prácticamente posible hacer viticultura ecológica en todas las zonas de Canarias. Más complicado y costoso en la parte norte, que en la parte sur. Ya existen medíos técnicos para el control de hongos, tan eficaces como los convencionales. Y lo más importante, la gestión del viñedo, haciendo especial hincapié en la gestión de la masa foliar, la poda en verde.

¿Qué tiene de especial la zona donde se encuentran los viñedos de la bodega?  ¿Las viñas reclaman mucha atención. Como son las condiciones climáticas? Háblame de la iluminación, de las horas de Sol y de las heladas. …  ¿Es verdad que es la zona con menos tratamientos en Tenerife?

Trevejos, en Vilaflor, es una de las mejores zonas para producción de frutales templados. El principal factor limitante en la actualidad es la falta de lluvia. Para mí los dos factores claves que caracterizan a la zona son la alta intensidad lumínica y la baja humedad relativa durante todo el año. El mejor ejemplo de cómo influyen estos dos factores son: alta intensidad lumínica en la Malvasía Aromática, teóricamente poco productiva, en Trevejos produce lo mismo o incluso más que un Listán Blanco. Es debido a que en floración, debido a este factor, la diferenciación floral siempre es a racimo y no a zarcillo. Así podemos ver racimos hasta en la primera y segunda yema de poda. Y la baja humedad relativa, influye en la sanidad. Normalmente en Trevejos sólo tenemos problemas de Oidio. Y este hongo con una buena poda en verde y dos o tres azufradas está controlado. Personalmente, con cepas viejas, bien ventiladas y equilibradas, y año seco; he llegado a coger uva perfectamente sana, sin tener que tratar. Lo cuentas y no me creen…

Eres un apasionado del campo, un viticultor con conocimientos adquiridos con la práctica guiando las viñas. ¿Nos puedes explicar por qué hay que volver dar la vida a los suelos. Háblame de las 3 A: alimento, aire para raíces, agua. ¿Sin buena uva no existe buen vino?

En estos 6 últimos años he comprobado lo importante que es tener un suelo vivo. Una vez escuché a Mariano Bueno que el suelo para las plantas, es como los intestinos para los humanos. Es más, también dijo que muchas de la familia de bacterias que están en nuestros intestinos, son las mismas que están en el suelo. Blanco y en botella… ¡Si no tenemos una buena flora intestinal, nos pondremos más enfermos, estaremos más débiles, sistema inmunitario más débil…

Referido al suelo y las plantas, tenemos que nutrir a las baterías y hongos del suelo, para que ellos nutran las viñas. Y esto lo he comprobado en estos últimos años de cambio climático. Las plantas de secano, no colapsan con el stress hídrico y las de riego sí. ¿A qué es debido?

Sobre todo al sistema radicular tan potente que tienen las de secano y la simbiosis que existe entre las raíces y las micorzas, multiplicando así por 7 el volumen de la raíz. Y otra consecuencia de esto es que estos hongos son capaces de aprovechar el agua de los microporos del suelo, y en una planta convencional sus raíces sólo son capaces de aprovechar el agua de los macroporos.

¿Y como influye esto en el vino?

Los grandes vinos del mundo se producen de plantas de secano, en suelos con mucha vida. Y cuanta más cantidad de suelo explore la raíz, más cantidad de suelo tendrá nuestros racimos.

El año pasado en una visita me explicaste que muchas variedades a la altura de 1.300 m sobre nivel del mar donde se encuentran los viñedos se comportan diferente que en el resto de la isla. ¿Nos puedes explicar las podas de listan blanco y malvasía aromática, la edad de las cepas? ¿A más altitud tenemos los vinos con más frescura?

Si, como antes comentamos. La intensidad lumínica nos va a dar cosechas regulares todos los años. Plantas más productivas, como la Malvasía Aromática. Y variedades con racimos pequeños como el Baboso y Verdello, también en altitud somos capaces de hacerlas más rentables, al practicar una poda mixta de vara y pulgar, y así obtener más kg por planta. En altitud también tenemos la ventaja de tener más horas de frío en invierno. Esto nos favorece a que las varas largas broten todas las yemas y así obtener más cantidad de racimos.

Y está más que comprobado, que a mayor altitud, mayor acidez. Todos los ciclos de las viñas se alargan. Inclusive a finales de Junio - principio de Julio, época más calurosa en Canarias, hay variedades que están en floración, perfecto…

Hay que apostar por la naturaleza y la biodiversidad. ¿Cuidar la tierra es primer paso para elaborar grandes vinos? ¿Qué opinas sobre el policultivo? ¿Más insectos, más vida y eso ayuda a la polinización?

Tengo claro, que un paisaje lo más parecido a un bosque cultivado, es lo ideal según lo que he visto y he experimentado.

El ejemplo fue cuando visitaba el Priorat, cuando el vino era la gallina de los huevos de oro. El paisaje era muy pobre, sólo había viña. Se habían cargado el bosque hasta de las zonas más abruptas para plantar viña. Mi sensación era de destrucción…. La palabra clave para mí con el tiempo, ha sido EQUILIBRIO. No todo en la vida, es sólo vino…

El guardián de las viñas de Altos de Trevejos
 

¿Cómo consigues las uvas de calidad máxima y tan sensual para elaborar vinos tan singulares? ¿Eres feliz interpretando las viñas?

Con las viñas que cuido y conozco hace muchos años, te confieso, que me llevo más por mi intuición y experiencia, que por el laboratorio. El laboratorio me ayuda después a confirmar lo intuido.

Estos últimos años, y la gente que ha tenido que aguantarme, sólo me escuchan decir que el vino se hace en la viña. Y en la bodega sólo tienes que procurar no cagar el buen trabajo del campo.

Y cuando estas uvas de película llegan a la bodega, sólo tienes que vigilar que todo se desarrolle correctamente. Mínima intervención, que hable la uva….

¿Cómo es un gran vino para Damián? ¿Aquel que sabe al lugar donde nació?

Para mí un gran vino, es aquel que exprese el suelo, la variedad de la cual está hecho, la añada, que me lo pueda beber dentro de 10 años y esté bueno.

Y aquí quiero romper una lanza a favor de la Listán Blanco de cepas viejas. Para mí es la variedad más plástica que tenemos en Canarias, puedes hacer cualquier tipo de vino con esta variedad. Es más, creo que las variedades neutras son las que mejor reflejan el suelo donde están plantadas. Los terrenos enmascaran muchas de las sutilezas que aportan los suelos.

¿Qué tipo de suelos son de la zona? ¿Qué potencial tiene los suelos volcánicos? ¿Qué aportan al vino?

En la zona de Vilaflor, yo distingo tres tipos de suelo:
 
• Uno arcilloso en gran porcentaje y con mezcla de piedras volcánicas, para mí los mejores. Tenemos que tener en cuenta, que la zona sur tenemos déficit de agua, por lo cual los que son capaces de retener más agua, las plantas tendrán menos estrés. Se concentran en la Zona de Trevejos. Vinos más concentrados y aromáticos.
 
• Suelos de Picón con algo de arcilla. Las plantas son más pobres, y los vinos son de menor graduación alcohólica, más ligera y menos aromática. Y sí que tienen notas más minerales.
 
• Suelos con mucha cantidad de roca suelta y algo de arcilla. Los vinos se parecen mucho a los de suelo de picón.

Damián, estudiaste la ciencia pero siempre me has parecido más de intuición, el viticultor que aprende observando. ¿Me puedes hablar de la variedad de uva con más potencial de guarda. ¿Por qué?

Yo en vez de hablar de variedad, hablaría de uvas que me den parámetros como estos:
 
1. Un muy buen pH (que sea bajo)
 
2. Uva muy sana
 
3. Que tengan taninos buenos (de piel o de raspón)
 
4. Y en tintos, cierta cantidad de polifenoles

Todas las uvas que cumplan estos parámetros, independientemente de la variedad, tienen capacidad de guarda. Yo tengo buenas experiencias con el Baboso Negro, Vijariego Negro, Malvasía Aromática, Listán Blanco y Listán Negro de secano, Castellana.
 
El guardián de las viñas de Altos de Trevejos
 

Creo que la gente local aprecia cada vez más la riqueza varietal de Canarias, los vinos tan singulares. ¿Crees lo mismo? ¿Llegaremos a ver que se consumen nuestros vinos en las islas o hay necesidad de exportar más?

Si, cada vez más la gente local aprecia más nuestras variedades y las características diferenciadas de nuestros vinos. Pero sí creo que hace falta una mejor comunicación del sector a los consumidores de Las Islas, abrir las puertas de las bodegas a la gente y que puedan conocer de cerca a los hacedores de vinos.

Ahora mismo, antes del coronavirus, se estaba consumiendo bastante vino canario, tanto aquí como fuera. Creo que el resto, debemos aprovechar la brecha que han abierto algunas bodegas Canarias en la exportación.

Muchos creen que los vinos viejos dan el prestigio a la zona. ¿Qué opinas sobre el tema?

Sí, los vinos que son capaces de envejecer con dignidad, van a dar prestigio a las viñas de donde proceden. Pero el prestigio de la zona lo dan muchos vinos de diferentes productores y que todos sean el fiel reflejo del paisaje del que proceden.

¿A qué saben los Altos de Trevejos? ¿Qué tiene de especial esta bodega? ¿Cuál de los vinos es tu favorito y por qué?

Altos de Trevejos sabe a buen hacer y seriedad. Esta bodega desde el principio supo donde se quería posicionar, y lo ha conseguido. Desde el principio apostó por el cultivo propio de uva. Luego hemos crecido gestionando parcelas de viñas de secano en la zona. Y ahora nos encontramos en un momento donde se quiere mejorar aún más, incorporando a dos nuevas compañera Chaxiraxi y Carolina. Y en campo seguimos con el mismo equipo, incorporando mejoras técnicas en maquinaria.

¿Mis vinos favoritos..? Respuesta a lo gallego, dependen del momento. JEJJEJEJE….

La Jirafa, vino goloso y jovial. Los Bambú, para el precio que tienen bastante serios. Los espumosos sorprenden, como el listán envejece tan bien inmerso en burbujas. Los A3 mejoran con el tiempo, es un crimen beberlos jóvenes. Y los MW, la expresión varietal con matices Chasneros, identidad…

¿Con que sueña Damián?

Ahora mismo, en arreglar la finca y e irme a vivir con la familia allí, rodeados de viña y huerta donde cultivar mi comida.

Seguir escuchando gente que me hablen de viña y vino. Poder beber vinos de muchos lugares del mundo y siempre rodeado de gente buena y honesta.

Para despedirse vamos a Catar desde el mirador de la finca un vino emocionante desde primer sorbo. Es un blanco seco de dos variedades de cepas viejas, Listan Blanco de altura y malvasía sobre lías durante 9 meses. Al girar la copa brilla con luz propia, las uvas reciben muchos rayos del sol y devuelven el brillo con destellos con preciosas lágrimas.

Si no se enfría mucho el vino y se sirve a 10°C es algo maravilloso con notas frescas de jengibre fresco, cardamomo, piel de pomelo y flores blancas. En boca es placentero, un vino blanco de sorbos salinos y adictivos con una gran acidez redonda, fresca que cautiva sin saturar. Una buena dosis de energía mineral.

Nos queda subir la copa a la altura de nuestros corazones por los proyectos como de la bodega Altos de Trevejos, por los hacedores de vinos como Damián, por los vinos con identidad y recordar que primer paso para elaborar los vinos sensuales es cuidar la tierra.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario