Fran Belín: “La gastronomía, como fenómeno comunicacional, no se nos puede ir de las manos”

Fran Belín: “La gastronomía, como fenómeno comunicacional, no se nos puede ir de las manos”

  • Sábado, 20 Octubre, 2018 - 08:00
  • Yessenia García
  • Entrevista
  • Comentarios
 
Francisco Belín González, periodista, escritor y crítico gastronómico, desarrolló mucho interés y dedicación por la gastronomía combinándolo con sus trabajos profesionales en el periódico El Día. Hoy día, confiesa que si tuviera 18 años, estudiaría periodismo y cocina. “Estoy muy contento con la faceta de periodista en general, pero la especialización en gastronomía ha sido muy decidida, ya que llevo 20 años dedicándome profesionalmente al periodismo gastronómico”, apunta.

¿Cuándo y por qué decidió vincularse al periodismo gastronómico?

Quizá, en perfiles como el mío eso se lleva implícito, pues los periodistas tenemos una curiosidad elevada. En cualquier caso, a mí me llamaba mucho la atención la gastronomía unida a la antropología, unida a la cultura de los pueblos. Siempre me llamó la atención la caligrafía, las recetas, las comidas, los productos y todo lo relacionado con la cocina. Siempre tuve esa propensión a tomar una cerveza y a escribir catas en algunos cuadernos que aún conservo. Y, al margen de que el periodismo gastronómico no existía cuando yo comencé con el periodismo profesional, hice algunos reportajes de sitios publicitarios que me reforzaron esa visión de la información gastronómica.

¿Cómo recuerda esos inicios?

Son unos inicios verdaderamente alentadores donde recuerdo con especial cariño las palabras de Manuel Iglesias, que trabajó durante muchos años llevando la información gastronómica en Tenerife, y quien me felicitó por mi trabajo, una felicitación que para mí fue un bautizo en mi profesión. Como joven periodista de información general, me absorbía bastante tiempo el hecho de dedicarme a la gastronomía, eran muchas horas y mucha dedicación. Además, ya que me quería dedicar a esto, lo tenía y lo tengo que hacer bien y, por eso, lo que no sabía lo aprendí estudiando historia de la cocina.
“Canarias no es solo sol, seguridad y ocio, también es gastronomía”
 
Háblenos de la gastronomía canaria.

La gastronomía canaria es como un tridente, es un cruce y un continuo avanzar de fusión de culturas; es un  “gallo tapado”, es decir, parece muy sencilla y muy humilde; y, por último, es producto, un producto que existe pero que hay que reforzar. Además, la cocina canaria es una hornada de cocineros que pusieron la piedra filosofal de lo que hoy es un conjunto de interesantísimos jóvenes cocineros que ofrecen otra visión en los fogones. En los últimos 5 años hemos dado un vuelco y las instituciones públicas han visto que Canarias no es solo sol, seguridad y ocio, sino que también es gastronomía, puesto que algunos visitantes y turistas la empiezan a tener en cuenta como uno de los fundamentos a lo hora de elegir nuestro destino.

En el año 2016 publicó ‘Recetas antiguas de Canarias’.

Antes de este proyecto había hecho un experimento con ‘Las andanzas de Doña Josefa y Greñamillo’, una serie de relatos costumbristas que dieron el paso a ‘Recetas antiguas de Canarias’. Ese libro abrió un poco el campo gastronómico de una forma costumbrista, con el personaje de una señora mayor y un joven que tienen diferentes aventuras gastronómicas. A partir de ahí, la editorial Kinnamon me invita a elaborar una obra de gastronomía con la idea de que había muchas recetas en las gavetas. Este es un campo que podría abrir otro proyecto sobre recetas antiguas por islas, un tema en el que yo siempre he estado muy interesado.

¿Otros proyectos por hacer?

Yo siempre estoy abierto a proyectos, pero te voy a hablar de la formación, algo que, sin duda, es esencial en todos los campos. En enero comenzará el nuevo Diploma Universitario de Alimentación y Gastronomía de la Universidad de La Laguna y yo seré uno de los docentes. Esta iniciativa puede ser el germen de un futuro grado.

¿Qué nivel de profesionalidad encuentra entre los divulgadores y críticos de la gastronomía en Canarias?

Siempre hay algún filón susceptible de información, es decir, siempre habrá de todo, críticos, divulgadores, periodistas… Yo siempre he defendido y defenderé a todos mis compañeros y a todas aquellas personas que hacen posible la gastronomía. Lo único es que la gastronomía, como fenómeno comunicacional, no se nos puede ir de las manos, ya que debemos tener en cuenta que, igual que la gente sabe cada vez más de cocina, también sabe discernir la comunicación gastronómica.
 
“La especialización en gastronomía ha sido muy decidida”

Como experto en periodismo gastronómico, ¿cuáles diría que son las claves para disfrutar de un buen servicio en un restaurante?

Tenemos una gran variedad y una paleta cromática de restaurantes, desde los ‘guachinches’ hasta los estrellas Michelin, pero hay un tema íntimo entre el comensal y el restaurante. Cada persona tiene un radar interno al llegar a un restaurante, es decir, podemos ver una atmósfera propicia o no, una decoración, una agresividad o un bienestar, que hará que nos guste más un restaurante que otro. Para mí, las claves se encuentran en la afinidad con el buen servicio de la sala, así como con la persona que te habla y te recomienda.

¿Con qué plato finalizaría esta entrevista?

Me voy a aventurar con el tartar de arenque de Danny Nielsen con Aquavit danés, un plato que es mi ‘leitmotiv’ cuando estoy muy breado. Siempre me gustó mucho, tiene ese toque mágico del pescado y, siempre que puedo, facilito la receta o me paso por allí para degustarlo.

 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario