El efecto placebo del vino

Enología | Viernes, 13 Octubre, 2017 - 08:00 | Antonio Luis González Núñez ( @ALGN73 ) |

 
El efecto Placebo del VinoDesde que era niño siempre le he tenido gran admiración al mundo del vino. Me parece un mundo maravilloso, ver como la naturaleza es capaz de lograr que el proceso del vino sea una cultura, desde la poda hasta la vendimia o el descorche y abrir la primera botella de la añada.
 
Cuanto más lo conoces, más valoras el trabajo de los hombres y mujeres que se dedican a este noble arte. La pena es que el narcicismo y el postureo de unos cuantos hace que pierda el interés ante la sociedad. Nunca he entendido como algunos van presumiendo de saber de vinos y lo más que tienen es una nariz aguileña. Escuchar a quienes entienden de vinos te da ese plus de conocimiento y desmonta muchos mitos.
 
Degustar un vino debe ser un acto cotidiano. Y va en función de nuestro estado de ánimo. Influirá desde la compañía hasta con lo que lo maridemos. Muchas veces hasta saber el precio anticipadamente influye en las expectativas que tengamos sobre nuestras sensaciones del vino y si es o no capaz de satisfacerlas.
 
No podremos ser objetivos si al degustarlo previamente sabemos qué tipo de vino es. El marketing en la venta de vinos hace milagros y los consumidores reciben un bombardeo continuo que influyen en nuestra decisión final. Incluso se hacen estudios e investigaciones para poder determinar los usos y decisiones de compra de los consumidores potenciales frente a los vinos. Se ha mejorado ya no solo en el producto, sino en la imagen de marca, en las etiquetas para que sean más atractivas, incluso en los lineales. En las formas de comercializarlo y en la logística y distribución.
 
Pero como podemos saber si de verdad no estamos bebiendo un vino malo. Que criterios utilizamos para garantizar la calidad; Que vino es mejor: un Ribera de Duero, un Rioja, un Tetrabrick, un Vino Chileno, un Merlot francés, un Alvariño o un Afrutado. Un elemento puede ser el precio, otro el marketing comercial y un tercero las múltiples listas y guías que califican las añadas y que aunque no dudo de su criterio técnico, solo hacen que los vinos incrementen su precio, si desconfío de los criterios de rentabilidad empresarial que hay detrás de las empresas promotoras. También podemos tomar como elemento los concursos y premios que obtienen los vinos, pero que quieren que les diga, desde que algunos de esos premios se prostituyen por la compra por parte de las bodegas del canon para poder pegar en su botellas de la añada las pegatinas de los premios. Me he vuelto más escéptico.
 
Entiendo a las bodegas que buscan un reconocimiento a sus productos para que les sea más fácil su venta. Comprendo a los consumidores que se dejan engatusar por cantos de sirena y a los que compradores compulsivos por la estética, pero donde está la frontera. Que parte corresponde a que es de verdad un buen vino y que parte corresponde a la estrategia de marketing de posicionamiento de la marca y que hace que se venda mejor.
 
Como sigo pensando que soy un consumidor medio, y no quiero ser conejillo de indias, creo que hay que darle al vino lo que es del vino y reconocerle el mérito que tiene. Evitar caer en confusiones que nos hagan entrar en la trampa del efecto placebo inducido por nuestro subconsciente.
 
A veces he oído a catadores profesionales que tras puntuar a ciegas, se han llevado sorpresas por dar más puntuación a vinos desconocidos y menos valoración a vinos conocidos. Creo que ahí está la cuestión.
 
Disfrutar de los vinos en toda su esencia, a poder ser incluso a ciegas, sin dejarnos condicionar por sus etiquetas o su bodega, ni por los prejuicios, sino degustarlo y sentirlo en boca. Compartirlo y disfrutar de todos sus aromas y de las sensaciones que nos evocan.
 
A la salud!!!
 

Compartir


Comentarios

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es una persona real e impedir el envío automatizado de SPAM.
IMPORTANTE:
 Los comentarios están sujetos a moderación previa y deben cumplir las Normas de Participación:

  1. Los comentarios están sujetos a moderación previa.
  2. No se aceptan comentarios difamatorios, insultantes, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
  3. Tampoco se admiten aquellos comentarios con contenidos o enlaces que se consideren publicidad, spam, pornografía o material protegido por derechos de autor.
  4. Gastronomia7Islas.com no se hace responsable del contenido de las opiniones publicadas por los internautas ni tiene por qué coincidir con ellas.
  5. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre comentarios no publicados en la web.
  6. AVISO LEGAL