La Sala, ¿asignatura pendiente?

La Sala, ¿asignatura pendiente?

  • Domingo, 10 Noviembre, 2019 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Editorial
  • Comentarios

Uno de los quebraderos de cabeza y grandes problemas que tienen los restaurantes es la atención al cliente y la cualificación del personal de sala.

Cuantas veces hemos ido a un restaurante y la imagen que nos llevamos no es todo lo buena que debería por que el trato de la sala deja bastante que desear.

¿Nunca les ha pasado que ya en el saludo te da una dimensión de cómo será el resultado final y que aunque la cocina sea maravillosa se queda empañada por el trato que dan a los comensales?

El secreto del éxito de un local es que el conjunto de toda la experiencia gastronómica sea favorable y enriquecedora para el comensal. Da lo mismo el nivel del restaurante, si la atención no es buena el trabajo del restaurante se desvirtúa totalmente.

Hay muy buenos profesionales en sala, que brillan con luz propia y de los que su trabajo marca la diferencia que son referentes en el sector y cuando hablas con ellos se quejan de la baja cualificación que tienen las nuevas generaciones.

La propuesta formativa que se ofrece en la actualidad es de gran calidad y la demanda del sector es tan alta que sin terminar ya tienen trabajo, incluso no les faltan oportunidades para realizar refuerzo en los establecimientos pero tenemos que redoblar los esfuerzos para lograr que el sector se plantee que necesita una tecnificación y cualificación para el presente y para el futuro.

Las escuelas de hostelería, públicas o privadas tienen unos planes formativos que resultan muy atractivos con propuestas que se suman a los planes y aumentan la cualificación de los alumnos. La formación de sala y atención al cliente se complementa con asignaturas, cursos y masterclass de sumillería, coctelería, baristas… que hacen que el nivel formativo de los alumnos que salen estén bien formados y a los que solo les falta la experiencia real para brillar en la sala.

Mientras tanto eso ocurre y los restauradores se dan cuenta de la importancia de la atención en la sala para el éxito del proyecto, ya que el cliente siempre valorará la atención exquisita y esmerada antes de que le tiren los platos en la mesa o le recojan el plato sin preguntar, o no le sepan responder a los ingrediente de los platos, o los llamen “Chicos,…” como coletilla inicial a todas las frases para dirigirse a los clientes y no solo nos referimos a atención en un guachinche, sino incluso en restaurantes de cubierto de 35-50 € por comensal.

Esta atención tiene que estar bien pagada y acorde con toda la experiencia gastronómica que el restaurante ofrece. Es parte muy importante el trato con el cliente y si falla, también falla todo el restaurante. La importancia de la comanda y hasta la propina serán mayores si se pide más pan, agua u otra botella de vino y el cliente no tiene que volverla a pedir o incluso anularla o pedir que se le descuente de la factura.

Este tipo de cosas están pasando en el sector y debemos denunciarlas para concienciar a todos de este tipo de cosas y de cómo se debe solucionar aportando nuestro granito de arena en beneficio de todos, restauradores, profesionales y clientes. Por un sector que queremos que tenga buena salud en los próximos años en beneficio de todos.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario