¿Cuándo es óptimo realizar la crítica de un restaurante?

¿Cuándo es óptimo realizar la crítica de un restaurante?

  • Domingo, 3 Febrero, 2019 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Editorial
  • Comentarios
 
En nuestra actividad diaria, muchas veces nos encontramos en prensa con determinadas noticias, artículos y reportajes sobre nuevas aperturas de restaurantes en las Islas. ¿Se justifica el trato periodístico a la realidad del restaurante o se está vendiendo humo de los fogones? 
 
En las ansias de comunicar en esta sociedad actual se vende que son maravillas gastronómicas pero,  ¿la realidad es así? Los datos que tenemos es que en muchas visitas que desarrollamos, los restaurantes no cumplen con las expectativas ni al inicio ni en el periodo de rodaje hasta que de verdad están en el nivel óptimo de calidad.
 
Sin embargo, ¿cuándo sería óptimo? En el momento de la apertura se comunica que el restaurante está abierto para que todo el mundo pueda conocer su cocina, pero la realidad es que el sector de la restauración tiene un periodo mínimo de 4 a 6 meses para que todo su equipo (cocineros, sala, clientes y proveedores) se adapten a los procesos, rutinas y a la realidad del proyecto gastronomico para ofrecer un producto de calidad.
 
Por ello, en Gastronomía7islas.com preferimos hacer las críticas cuando ya ha pasado ese periodo de rodaje y cuando de verdad el resultado del trabajo de binomio sala-cocina, que se sirve en la mesa, es de garantía. Mientras tanto, hasta llegar a ese punto, todas las acciones no dejan de ser marketing puro y duro, algo a lo que no pueden renunciar los empresarios y restauradores, pero creemos que sí debemos reflexionar lo que a nivel comunicacional se está haciendo y en algunos casos es hasta contraproducente para el negocio.
 
Hay que ser honestos con las críticas y saber que todos los días no estamos del mismo humor, ni tenemos las mismas sensaciones o percepciones en la cocina. No se puede prejuzgar nunca a nadie en sala o en cocina por una acción o error; Como tampoco se puede uno colar en un restaurante o en una comida, probar un bocado de un plato de un menú y luego hacer una crítica, aunque la adornemos con bonitas palabras y adjetivos grandilocuentes. No todo vale en este mundo, debe prevalecer la ética, tenemos que desconfiar de las afirmaciones, los superlativos y las magnificencias.
 
Para hacer una buena crítica, debemos valorar varios aspectos. En primer lugar, qué es lo que entendemos que sobresale y cómo lo debemos contar. Lo que destaca ponerlo en valor, cómo fue nuestra experiencia en el momento en el que estamos en el restaurante, cómo son los olores, sabores, las sensaciones que nos evocan y, así, hacer una crónica de como aconteció y algunos apuntes desde el punto de vista técnico. Todo lo que sea salirnos de ahí, es marketing y herramientas burdas de venta.
 
Entendemos que pueda haber errores o desajustes hasta que el equipo del restaurante no esté bien empastado y, por ello, nuestra recomendación, desde el punto de vista de una buena crítica gastronómica, es hacer varias visitas al restaurante. De esta manera, cuando tengamos distintos fotogramas de los momentoas vividos en esas visitas, podremos hacer una verdadera composición de cuál es la realidad del restaurante y así poder realizar una verdadera crítica acorde con el trabajo, esfuerzo y sacrificio realizado por el equipo de restauración.
 
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario