Nuevos críticos vs. nuevos chef

Nuevos críticos vs. nuevos chef

  • Domingo, 9 Diciembre, 2018 - 08:00
  • Antonio Luis González Núñez
  • Editorial
  • Comentarios

Desde que las redes sociales hacen visible los platos y las creaciones de los chefs en sus cocinas, aparecen cientos de gourmets y críticos que opinan muy positivamente por un plato de lentejas.

Me da tristeza ver cómo en privado muchos chef abominan de estas prácticas y luego se sacan las fotos con estos “junta-letras” por el miedo a una crítica negativa. Benditas sean las críticas negativas que nos enseñen a mejorar nuestro trabajo porque, cuando todo es positivo y maravilloso, los lectores detectan que algo no es creíble.

Cuando me propusieron escribir en ese medio para hablar de gastronomía, una de mis premisas fue tener independencia y libertad para poder opinar. Creo que tras más de veinte años de profesión algún privilegio tiene uno que tener.

Echo de menos aquellos tiempos en los que había un respeto, en los que cada uno era maestro en sus fogones y los críticos hacían su trabajo. Echo de menos contar la realidad del momento y la experiencia que se vivía al degustar los platos y lo que significaba acudir al restaurante y todo el ritual.

Últimamente, veo periodistas que se han metido a ser los gabinetes de prensa de los restaurantes para generar una predisposición favorable de sus comidas, otros a comer y beber por el morro y a sacarse la foto para demostrar su importancia en redes por lo populares que creen que son. También veo cómo poco a poco los buenos periodistas se ven relegados a un segundo o tercer plano ya que, al tener criterio, conocimiento y opinión, no interesa que les dejen las vergüenzas a determinados chef que se creen estrellas del firmamento.

Recuerdo esta profesión desde el romanticismo de contar la verdad de los fogones sin necesidad de aderezar los platos con superfluos adjetivos que lejos de adornar, distraen de la realidad. Una realidad que no es otra que la de disimular con fuegos artificiales la burbuja gastronómica que vivimos y en la que cada día hay que hacer más grande este teatro para que unos pocos alimenten sus egos, otros sus bolsillos y el resto vea cómo se ríen los unos de los otros y todos de los lectores.
 
Me resulta curioso ver cómo por más que lo comentas entre colegas y se habla entre el sector, algunos medios sigan prestándose por la necesidad de facturar. Muchos chefs, por la necesidad de vender que tienen, continúan con este mal que afecta al sector y del que, o pronto lo corregimos, o terminará volviéndose contra todos. Periodismo es contar lo que no quieres que se conozca, todo lo demás es relaciones públicas que decía George Orwell.

Hoy, más que nunca, nos reafirmamos en nuestros principios de no prestarnos a hacerle publicidad a nadie que no pase por caja y no poner por las nubes a quienes no lo merezcan. Hay que poner en valor el trabajo que se hace cada día y quien no esté de acuerdo y quiera ir por el camino rápido, que también se sepa. ¡¡He dicho!!
 

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario