¿Garbanzos negros de la gastronomía en Canarias?

¿Garbanzos negros de la gastronomía en Canarias?

  • Sábado, 24 Noviembre, 2018 - 08:00
  • gastronomia7islas.com
  • Editorial
  • Comentarios
 
En los últimos meses, hemos asistido a una serie de cambios y movimientos que me nos han dejado desconcertados. Algunos de ellos no sabríamos analizarlos con exactitud para sacar conclusiones que fueran acertadas y así poder arrojar luz sobre el camino. Una cosa es interpretarlos como fenómenos ahilados y otra cómo pueden afectar al conjunto del resto del panorama actual.
 
La pregunta que nos debemos hacer es: ¿Cuál es el camino de la gastronomía y la restauración en nuestro archipiélago?
 
Los hechos que se enumeran a continuación y, de los que tendremos que analizar sus posibles derivadas futuras, son:
 
- Ver cómo desde las instituciones públicas se abusa por toda la geografía canaria de un modelo de éxito hasta quemarlo, con rutas, degustaciones, ‘showcooking’ y demás acciones para hablar de comercio y ‘bebercio’. Supongo que no será porque pronto habrá cita electoral.
 
- Ver cómo Gran Canaria acelera la maquinaria y apuesta por mejorar su oferta e iniciativas para competir con Tenerife, y poder entrar en el reparto futuro de estrellas Michelín y más soles Repsol.
 
- Ver cómo morimos de éxito en torno al turismo. Años pasados con cifras record que ya se moderan y ahora apostando por el turismo gastronómico.
 
- Se ha cambiado, incluso, la estrategia de las zonas comerciales abiertas para incluir nichos nuevos y que sean los restaurantes y cafeterías las locomotoras que tiren de la actividad económica y comercial.
 
- Ser un país de camareros por el fracaso de las políticas educativas y crear generaciones para estar al servicio del turismo.
 
- Ver cómo se siguen peleando acólitos y cortesanas por un puñado de lentejas al dictado del lúpulo. Asistir a espectáculos de burda publicidad para promocionar locales y generar ingresos con un afán desmedido despreciando a los profesionales. Pan para hoy y hambre para mañana.
 
La verdad es que con este panorama el guiso que se está cocinando en la olla es una verdadera bomba de relojería. Luego dirán que somos agoreros pero, si queremos que el sector siga gozando de buena salud, debemos ser críticos con todas aquellas cosas que desde nuestro humilde punto de vista le hacen mucho mal al sector.

Nos gusta poder contar nuevas aperturas de locales, que las hay; buenos proyectos empresariales, que los hay; buenos ejemplos de excelente gestión, que los hay; estupendas iniciativas, que las hay, y que, incluso, están marcando un camino. Sin embargo, en la reflexión de hoy creíamos obligado poner el foco en todas esas cosas que todavía hacen que el sector de la hostelería y la restauración tenga algunas sombras que emborronan la fotografía.
 
No podemos dejar que estos puntos negros y sus andanzas, ni que esos garbanzos negros y sus fechorías, salgan libres e impunes. No hablamos de nadie en particular y sí de demasiados en general. No obstante, si alguno se siente ofendido o representado, le pedimos disculpas pero que se lo haga mirar por el bien y por el futuro de la gastronomía de Canarias.

 

 

 

0 Comentarios

Deja un comentario