Envínate lleva su respeto al viticultor y la tierra a Santiago del Teide

Reportaje | Domingo, 18 Diciembre, 2016 - 08:15 | gastronomia7islas.com ( @Gastro7islas ) |

Envinate - Taganan
 
Envínate son los enólogos Roberto Santana, Alfonso Torrente, José Martínez y Laura Ramos, surge en 2008, comprando un viñedo en Viña Sacra. Son enólogos que paralelamente trabajan en otras bodegas dedicando la suya a desarrollar proyectos “que consideramos con potencial y están sin explotar”. Comenzaron en Taganana (Santa Cruz de Tenerife) e iniciaron un proceso de expansión en Canarias.
 
Por el sistema de concesión administrativa al tratarse de una instalación municipal, en Santiago del Teide gestionan, explotan y reabren la bodega tras un quinquenio cerrada. Comienzan un proyecto a mil metros sobre el nivel del mar, por encima del mar de nube “y sin los problemas de humedad de Taganana, Tacoronte y La Orotava”. Además, el clima del municipio (con cambios bruscos de temperatura) “nos dará un vino de corte más continental”. Lo dice Roberto Santana. Hace más de un quinquenio que Envínate elabora “vinos finos, elegantes y con potencial de envejecimiento”. Santiago del Teide es un espacio en el que “con una sola mano de azufre se gestiona el cultivo y se obtiene un viñedo ecológico y dinámico”.
 
El cambio en el perfil de la producción, pasando de la extensión para obtener cantidad a equilibrar el viñedo mediante la reducción de la productividad y evitando el uso de elementos químicos es una de las premisas que mueven a este grupo. “Aquí es muy fácil trabajar el viñedo con esas condiciones, aquí la uva crece casi salvaje y trabajarla es sencillo de forma que la podas, trabajas el suelo, despampanas un poco y consigues una uva sana. Eso es inimaginable en otra zona”.
 
 
Etiqueta de la produción del tinto Benje de 2015
 
El reto es conseguir un vino tinto y de calidad. La primera uva que se plantó en Estados Unidos (EEUU) fue la variedad listán prieto. Esa es la que emplea Envínate en Santiago del Teide. Se obtiene un vino “con estructura, elegante, con una buena acidez que te permite un envejecimiento acertado”. En 2015, una parcela de Emilio Ramírez sirvió para experimentar en 2015. Con una edad media del viñedo que oscila de 70 a 130 años, “Benje” (palabra aborigen que significa pico viejo y que da nombre a la montaña que se ve desde la bodega) procede de una parcela de 70 años y de otra de 110 años. Esta marca ya fue elaborada el año pasado en La Orotava “por gestión de la uva”, pero desde este es una exclusiva del municipio del Suroeste de Tenerife.
 
Envínate exporta a 19 países y vende por cupos. En el caso de “Benje”, casi toda la producción fue exportada a EEUU “y está gustando mucho en Península, donde la práctica totalidad de la pequeña partida fue adquirida por Can Roca”. 
 
Roberto Santana señala que “respetamos mucho la Denominación de Origen Protegida Islas Canarias y consideramos positiva la convivencia de las DO y de distintas filosofías, pero pensamos que no es bueno para vinos de calidad porque, al final, perjudica al viticultor que, en época de poca producción, aquella bodega que tiene poder adquisitivo y precisa atender su demanda buscará uva en otro sitio. Así lo que se busca es el mejor precio. Para nosotros, las bodegas se tienen que implicar en ese proceso”. La conclusión es que “la DOP Islas Canarias es una buena idea que no termina de encajar en el Archipiélago”.
 
En 2015, Envínate trabajó con un viticultor en Santiago del Teide, pero en este ejercicio ya son 16. Con la premisa de que en Canarias “quien tiene viñedo no es por negocio, sino porque le gusta y por tradición”, por lo que la apuesta de este grupo es “apoyar a quienes tienen parcelas pequeñas como garantía para sostener la diversidad”.
 
Respetando las condiciones del suelo, el carácter de la añada y “el alma que imprime el viticultor en la parcela”, Roberto Santana explica que Envínate trabaja con envases que les permita trabajar con carbónico natural para que el vino no se reduzca (eso ocurre en acero) “evitando así añadir productos y el trasiego”. Por eso optan por el hormigón al tratarse de un elemento “adecuado a la hora de vinificar porque en la fermentación alcohólica la temperatura es más estable, la constante dieléctrica deja un vino mucho más limpio y, al tener una porosidad mínima -como en barrica-, el vino consume oxígeno y podemos trabajar con las lías sin la adición de sulfurosos”.
 
Envínate opera en la bodega de Santiago del Teide con hormigón, con barricas y con depósitos de 1.000 litros para atender a las parcelas pequeñas “que mantenemos separadas”.
 
En el caso de las barricas, “empleamos usadas o neutras porque si intentamos interpretar todo esto y lo metemos en barrica nueva de forma que el vino sabe a vainilla o nuez, nos cargamos el respeto al viñedo”. Las barricas de las que disponen proceden de Borgoña o son nuevas envejecidas durante varios años en bodegas que asesora Envíante. En la bodega de Santiago del Teide hay 120 barricas de 228 litros, 10 de 600 litros, dos de 2.500 litros y cuatro depósitos de hormigón de 6.300 litros. “La idea es obtener entre 50.000 y 60.000 botellas en esta zona, que es por la que más apostamos en Envínate”, manifiesta Roberto Santana.
 
“El compromiso con el viticultor, trabajar con ellos, colaborar, aprender y tener el control total del viñedo” es la base de este colectivo. Santiago del Teide es una apuesta y un compromiso con la propia filosofía de Envínate.
 
 
 

Compartir


Comentarios

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted es una persona real e impedir el envío automatizado de SPAM.
IMPORTANTE:
 Los comentarios están sujetos a moderación previa y deben cumplir las Normas de Participación:

  1. Los comentarios están sujetos a moderación previa.
  2. No se aceptan comentarios difamatorios, insultantes, contrarios a las leyes o que tengan contenido racista, homófobo o discriminatorio por razón de nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad.
  3. Tampoco se admiten aquellos comentarios con contenidos o enlaces que se consideren publicidad, spam, pornografía o material protegido por derechos de autor.
  4. Gastronomia7Islas.com no se hace responsable del contenido de las opiniones publicadas por los internautas ni tiene por qué coincidir con ellas.
  5. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre comentarios no publicados en la web.
  6. AVISO LEGAL